Uncategorized

“VIVIENDO LOS DESIERTOS”

“VIVIENDO LOS DESIERTOS”

Los desiertos “1 Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que viváis, y seáis multiplicados, y entréis y poseáis la tierra que Jehová prometió con juramento a vuestros padres. 2 Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos”. Deuteronomio 8:1-2

Cuando la Biblia habla de desiertos, no se refiere a que usted, literalmente, esté viviendo en uno. Desierto es una tipología de los problemas, persecución y circunstancias difíciles de la vida. Muchas veces, cuando pasamos por estos desiertos culpamos a nuestra esposa, nuestro padre, a la suegra, al hermano, al mismo diablo. Dios nos lleva por los desiertos con un propósito.

¿Porque pasamos por los desiertos?
Para afligirte: la palabra afligirte significa humillarte. Muchas veces nos creemos auto-suficiente. Por eso, Dios utiliza circunstancias y personas para humillar nuestro ego…Para que comprendamos que Él es el único y desarrollemos confianza en Él. Para probarte: probarte viene del griego “dokimázo” que significa: sacar algo bueno de ti. Al pasar estas circunstancias, muchas veces, nos decimos: “¡no creí que yo pudiera hacer esto! O ¡Nunca pensé que era capaz de hacerlo! Dios nos permite pasar la prueba para sacar de nosotros una cualidad.Para saber lo que hay en tu corazón: mientras el pueblo de Israel pasaba por el desierto, se quejaba y murmuraba. Dios permite los desiertos para sacar de nuestra vida aquello que está impidiendo nuestra bendición; por ejemplo: la queja y la murmuración.

Leamos 1 corintios 3:1-3 En otras palabras, es necesario pasar por contiendas para conocer el verdadero yo; y matar, así, la envidia, el celo, la contienda etc.…Para guardar sus mandamientos: o sea, obedecer su Palabra. Es muy fácil obedecer la Palabra cuando todo está bien. Por ejemplo: es muy fácil entregar los diezmos y las ofrendas cuando hay dinero en el banco. Pero, no es tan fácil obedecer cuando estamos bajo presión.

¿Qué no debemos hacer en los desiertos? 1 Corintios 10 No murmure, ni se queje: A Dios no le agrada la murmuración ni la queja. Cuanto más usted se queje más grande se hace el problema. ¿Por qué Pastor? Porque con sus palabras le está dando poder al problema. No dude, no sea incrédulo: Desarrolle confianza en Dios. Dios es digno de confianza. Él es fiel a su Palabra. Dios tiene un propósito divino en su vida.
¿Qué debemos hacer?
Adorarle. ¡Entrégale una adoración y alabanza ridícula! Ahí mismo, donde estás, aunque las personas piense que estás loco. Adórale y dale cánticos de agradecimiento. ¡Atrévete! ¡Da el paso de fe!
Y no olvides que el desierto no es otra cosa que una preparación para las bendiciones que Dios va a traer para ti mañana. ¡Disfruta el viaje! Bendiciones!!

admin

junio 9th, 2016

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *